Publicado el 3 comentarios

NO PIENSO DESHACER!

NO PIENSO DESHACER!

Te suena?

Si no te suena mucho, vamos bien, pero si es una frase que repites muy a menudo, piensa que puede estar pasando.

Ya sabes que haciendo y deshaciendo se va aprendiendo, verdad?

Aunque te pueda parecer un fastidio, deshaciendo, se aprende mucho , nos damos cuenta del recorrido ,que hace la hebra de lana, y comprendemos como se forma el tejido.

Así que cuando deshagas fíjate bien, y aprenderás mucho.

Otra ventaja, de  deshacer, está  en descubrir dónde y porque nos hemos equivocado, y de esta forma, no caer en el mismo error la próxima vez .

Descubrir , en qué punto de la labor te has equivocado, o simplemente saber que algo va mal, demuestra que ya sabes un poco más.

Cuando empezamos no nos damos ni cuenta!

Ahora toca averiguar, porque te has equivocado.

No has ido revisado las instrucciones,  y solo has prestado atención a que tu tejido crezca y crezca?

A veces,, ya presentimos que no vamos bien, pero  pensamos …. si lo compruebo, seguro que voy a tener que deshacer! y seguimos tejiendo

Déjate llevar por esa intuición, qué dice que algo va mal ,y cuanto antes lo detectes, menos tendrás que deshacer

En cualquier caso, he de decirte ,que revisar como va nuestro tejido es super importante.

Hay que ir comprobando si todo va bien.

Por qué  Lola?

  •   Si ya he hecho una muestra , he medido bien,  he calculado los puntos….todo todo.
  •   Si  la persona que me ha vendido la lana, me ha apuntado las instrucciones paso  a paso
  •   Si he hecho tal cual, como pone en la revista.

Pues verás, para el primer y el segundo punto, tengo la misma respuesta.

Cuando tejemos una muestra, bien porque lo hacemos en la tienda de lanas y tenemos prisa.

Bien porque, tejemos  esa lana por primera vez.

Quizás porque las agujas son muy finas o muy gruesas, y no estamos acostumbradas a ellas.

Las medidas que obtenemos ,de esa muestra, pueden  no coincidir con el resultado de la prenda final. Es por esta razón por la que, cuando tejemos un jersey, solemos empezar por  la espalda, que es como una segunda muestra, y cuando llegamos a la sisa, entonces si que ya tenemos la medida segura de nuestro tejido.

En este punto ya tenemos un buen dato, porque hemos tejido lo suficiente, cómodamente en nuestro lugar habitual y hemos adquirido soltura con esa lana y esas agujas.

Aunque hayamos tenido en cuenta todo esto, tampoco es nada raro,( mas aun en personas que tejen esporádicamente,  que dejan una prenda y la retoman al cabo de un tiempo, o que no tienen mucha experiencia), que no coincidan las medidas de la  espalda y el delantero, o las mangas, porque no ha sido un trabajo continuado y no se ha tejido con la misma tensión.

El tercer punto, puede ser por otros motivos, veras….

Muy pocas veces, las instrucciones de las revistas están equivocadas, pero alguna vez, si.

Muy a menudo, las instrucciones no están escritas por la persona que ha tejido la prenda, y eso, puede llevar a confusiones.

Y casi nunca, tu forma de tejer, tu tensión etc… coincidirá con la de nadie, eres única tejiendo igual que en el resto de tus cosas.

Todo esto , no es extraño ni malo, es normal, solo te lo cuento, para convencerte de que hay que ir comprobando si vamos bien, sea cual sea la guía que estemos utilizando.

Y si al final toca deshacer, pues con alegría, pensando en lo bien que nos va a quedar , después de arreglar el entuerto.

Tampoco te obsesiones en la perfección, porque no existe, y estamos hablando de artesanía….¿no lo queremos como si lo hubiera hecho una maquina, verdad ?

Espero que leer esto te haya ayudado, y cada vez tengas que deshacer un poquito menos.

Si quieres saber algo mas de mi experiencia pincha AQUI

Me gusta conocerte! Deja tu comentario mas abajo                     

Hasta pronto !

Lola Martínez